¿El precio de la libertad?

…se acusó al hombre por haberse enfrentado a sus miedos primordiales y haberlos hecho un Uno consciente de su ser, entonces de juzgó al hombre y se le sentenció a ingerir veneno de espíritu y pasar el resto de sus días con los sentidos embotados.

Convencido desde siempre de que Sócrates había decidido de manera errónea, optó por el camino contrario, escapó de la nueva cicuta para almas y eligió ser exiliado y marcado, dejando de tener pares y viviendo por siempre con el estigma de los infelices que han logrado ver más allá.

Temeroso, triste y solo. Libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: